Estaba sentada por la tarde haciendo tareas de la Universidad cuando sentí un aroma muy agradable que provenía de la cocina. Mi curiosidad fue más grande que mis ganas de terminar con lo que estaba haciendo, así que decidí levantarme e ir a investigar. 

Mi hermana estaba terminando de lavar algunos utensilios de la cocina mientras una música suave sonaba en la radio. Eso, más el aroma que inundaba el lugar, hacían obvio que ella había pasado la última hora trabajando en alguna de sus dulces creaciones.

Me acerqué al horno y confirmé lo que sospechaba, un pastel de chocolate relleno de cajeta estaba terminando de ser horneado. Inmediatamente se me hizo agua a la boca y comencé a imaginar el momento en el que estaría comienzo un pedazo.

Mi sueño fue interrumpido por el sonido del temporizador, el cual indicaba que ya había terminado el tiempo de horneado. Fue entonces cuando mi hermana abrió la puerta y sacó el pastel con ayuda de unos guantes de tela.

Limpiar el horno

«¡No olvides limpiar el horno cuando se enfríe!», gritó mi mamá desde la sala.

Sé lo que estás pensando «¿Limpiar el horno? ¡Pero si no se derramó nada dentro de el!» Y es que en realidad el limpiar el horno es una de las tareas más importantes pero también de las más olvidadas en la cocina. 

Mantener un horno limpio no sólo es importante para la comida sino también para cuidar nuestra salud. No sé si sabías, pero en este electrodoméstico se agrupan una gran cantidad de restos de comida, bacterias, hongos y grasas. Además que si no se le da la limpieza adecuada se forman malos olores dentro del mismo.

Si continuas utilizando tu horno muchas veces antes de limpiarlo corres el riesgo que toda la suciedad y gérmenes se acumulen. Lo cual provocará que tengas más trabajo a la hora de limpiar y que incluso se pueda llegar a dañar el horno.

Consulta también cómo limpiar tu refrigeradora para llegar a tener una cocina completamente limpia.

¿Cómo limpiar el horno?

Antes de limpiar el horno, asegúrate de que esté apagado y frío para evitar quemaduras o accidentes. Luego quita las parrillas y limpialas por separado.

Entonces llega el momento de utilizar el Limpia Hornos, el cual es un gel súper poderoso que es capaz de adherirse a superficies verticales, eliminando de manera rápida los restos de comida pegada, suciedad y grasas. Limpiar el horno

Agita bien la botella antes de utilizarlo y rocía su contenido sobre la superficie del horno de manera uniforme y cierra la puerta. Dependiendo del tipo de limpieza que deseas, es el tiempo que debes dejar actuar el producto.

  • Limpieza diaria – 20 minutos.
  • Limpieza profunda – 4 horas.

Finalmente limpia con una esponja utilizando agua caliente. *Asegúrate de limpiar la boquilla del producto y colocarla en posición cerrada una vez que hayas terminado con el proceso.

¡Ahora que ya conoces la importancia de limpiar tu horno, asegúrate de hacerlo regularmente para evitar enfermedades y favorecer su buen rendimiento!

¿Cómo te sientes al respecto? ¿Has limpiado alguna vez  tu horno?