El sarro y cal pueden convertirse en el peor enemigo y causar graves problemas en lavadoras y lavavajillas, instrumentos vitales en el hogar en la actual.

Uno de los momentos más emocionantes es cuando estrenas una lavadora o lavavajillas, pues sabes la utilidad que tendrán en casa y lo mucho que te ayudarán a optimizar tu tiempo y organizarte mejor.

Sin que podamos evitarlo, lavada tras lavada las partículas de calcio y magnesio en el agua aumenta la formación de sarro, cal y salitre en las tuberías, por ende, también se forman en la lavadora y lavavajillas.

 

Los efectos del sarro y cal

Al momento de realizar una inversión al comprar tu lavadora y lavavajillas lo que buscas es que tenga la mayor durabilidad posible y la acumulación de sarro y cal puede hacer que tu objetivo no se cumpla.

Estos son algunos efectos de la formación del sarro y cal.

  • Poco a poco el sarro y la cal obstruyen los orificios por donde sale el agua, en los casos más extremos el agua deja de salir.
  • Hace que el rendimiento de nuestros electrodomésticos sea lento y deficiente.
  • Deteriora las tuberías.
  • Puede llegar a dañar la ropa y trastos.
  • El mal funcionamiento causado por el sarro y cal hacen que se consuma más energía y detergente.
  • Hace que la vida útil del producto sea menor.

 

 

¿Cómo eliminar el sarro y cal?

Sabemos de la importancia que tienen para ti tu lavadora y lavavajillas es por ello que en Dr. Beckmann te ofrece el Limpiador Quita Cal y Sarro para Lavadoras y Lavavajillas, que elimina eficazmente los residuos de cal, ayudante a prolongar la vida útil, ahorrar en reparaciones y ahorrar agua y energía.

Es muy práctico de usar y sobre todo te garantiza la limpieza al máximo de tus electrodomésticos.

 

Te puede interesar: ¿Por qué se acumula cal y sarro en la grifería?: 3 consejos para combatirlo

 

En lavadoras con capacidad de hasta 4.5 kg, debes esparcir el contenido de una bolsa de l directamente en el tambor de la máquina, programar el ciclo con agua caliente y empezar el ciclo de lavado.

En máquinas que tienen una capacidad mayor a los 4.5kg, debes esparcir el contenido de dos bolsitas y seguir con el procedimiento anterior.

Para lavavajillas llena al máximo el compartimiento dosificador y distribuye el polvo sobrante de la bolsita en el interior del instrumento. Asegurate que esté programado en lavado con agua caliente e inicia el ciclo de lavado.

 

 

¿Haz tenido problemas con el sarro y cal? ¿Cómo lo has solucionado?