Tener una casa más limpia es muy fácil si cuentas con los productos adecuados, te organizas y buscas soluciones para que limpiar sea algo agradable.

A todos nos gusta estar en un lugar limpio y ordenado, nos hace sentir más cómodos, menos estresados e incluso hasta más felices. Además, un hogar limpio ayuda a tener mejor salud al evitar contagiarnos por bacterias y la suciedad que se encuentran en las diferentes superficies.

Por eso en esta ocasión queremos compartirte algunos tips que pueden servirte para que no sea algo difícil para ti tener una casa limpia.

 

¿Cuál es el secreto para tener una casa limpia?

 

1. Tener los productos adecuados

Conocer qué productos son los mejores para limpiar tu casa es lo más importante, ya que estos te ayudarán a que sea más fácil, rápido y eficiente para eliminar las bacterias. Te recomendamos algunos de los productos de Dr. Beckmann de la categoría Limpia Hogares:

Limpiador de grasa para cocina – remueve grasa y suciedad de las superficies gracias a su fórmula biodegradable y desengrasante.
Limpiador Quita Cal y Sarro para Lavadoras y Lavavajillas – elimina los residuos y depósitos de cal más difíciles hasta dos veces más que el ácido cítrico puro. Lo cual prolonga la vida de estos electrodomésticos.
Limpiador de Acero Inoxidable – su fórmula espumosa pule, protege y da un brillo duradero a los electrodomésticos de acero inoxidable.
Limpiador de Alfombras – su fórmula oxi poderosa y su tapa con cepillo integrado remueve manchas y suciedades muy pesadas de las alfombras.

 

2 Planificar el proceso

Limpiar tu casa puede sonar como algo tedioso cuando piensas en todo el trabajo que conlleva. Por eso te recomiendo que vayas haciéndolo paso a paso, estableciendo días para cada tarea. Por ejemplo, establece un día a la semana para lavar sábanas y toallas, otro para ordenar espacios como tu armario o los gabinetes de la cocina, otro para limpiar baños y pisos. De esta forma tu mente puede verlo de forma más ordenada y no entrara en estrés cuando comiences a realizarlo.

 

3. Involucrar a otros

Si vives con más personas puedes pedirles ayuda para dividir ciertas tareas y que no sea una carga tan pesada para ti. Incluso si son niños pequeños, puedes comenzar por enseñarles a recoger sus juguetes y colocar la ropa sucia en su lugar.
tener una casa más limpia

 

4. Mantenerse un paso adelante de la limpieza

Con esto me refiero a realizar pequeñas tareas que ayuden a disminuir la carga al momento de limpiar. Por ejemplo, si estás cocinando, ¿por qué no ir limpiando y ordenando las cosas que ya utilizaste en lugar de que todo se acumule? O en lugar de ir tirando tu ropa en alguna silla todos los días, asigna un espacio en el closet o métela de una vez en el cesto de ropa sucia, dependiendo del caso. De este modo no te sentirás agobiado al hacer una tarea gigantesca, porque ya realizaste muchas tareas pequeñas y fáciles.

 

5. Hacer multitasking

Hay tareas de limpieza que pueden hacerse por sí solas. Por ejemplo, puedes meter tu ropa a la lavadora y dejar que se lave mientras tu te enfocas en hacer algo más.  De esto modo sentirás que avanzas más rápido y que estás terminando con diferentes tareas a la vez.

 

6. Convertirlo en un momento agradable

Cuando tengo que limpiar mi casa procuro poner música de fondo o escuchar algún podcast mientras lo hago. De este modo tengo mi mente en algo más que en la tarea que estoy haciendo y el tiempo se me pasa mucho más rápido, termino por disfrutarlo en lugar de sentir el tedio.

 

¡Espero que estos tips te sirvan para tener una casa más limpia! Y si tú tienes algún otro que te haya funcionado, ¿por qué no compartirlo con los demás? ¡Déjanos tu comentario!