Lavar la ropa de forma adecuada ayuda a que los tonos y las fibras de las telas se mantengan en buenas condiciones por más tiempo. 

Muchas veces terminamos desechando las prendas debido al desgaste que hay en su color y en sus tejidos. Esto puede disminuirse si se le da un cuidado adecuado a la ropa y si se toman en cuenta algunos tips para su lavado.

 

1. Utiliza agua fría o tibia para lavar la ropa

El agua caliente, además de representar un mayor costo eléctrico, favorece a que las prendas pierdan su color con mayor facilidad. Por eso es aconsejable realizar los ciclos de lavado con agua fría o tibia.

En caso de utilizar agua caliente, es importante tomar en cuenta la temperatura máxima que indican las prendas y de qué tipo de tejido es cada una para evitar que se encojan.

 

2. No sobrecargues la lavadora

Se puede cometer el error de pensar en que es mejor llenar toda la lavadora para aprovechar el ciclo de lavado al máximo. Sin embargo, esto no es lo más adecuado ya que, tanto el agua como el detergente, no logran llegar a todas las prendas de igual manera.

 

3. Evita ingresar prendas desteñidas

Estas prendas pueden llegar a manchar otras que estén dentro de la lavadora. Por lo tanto, también es recomendable separar la ropa blanca de la negra y la de color para ajustar la temperatura de acuerdo a cada carga y obtener mejores resultados.

lavar la ropa

 

4. Utiliza productos para realzar el tono de tus prendas

Para la ropa blanca puedes utilizar el Súper Blanco de Dr. Beckmann. Este producto mantiene los tonos blancos como nuevos por más tiempo sin utilizar cloro y sin decolorar.

Por otro lado, para la ropa de color negro te recomendamos que utilices el producto Negros Intensos de Dr. Beckmann para renovar los tonos y las fibras restaurando aquellas prendas que se encuentran descoloridas.

 

5. No añadas demasiado detergente

Se podría pensar que entre mayor cantidad de detergente más es la capacidad para limpiar la ropa ¿verdad? ¡Pues esto no es así! El exceso de espuma del detergente puede contener suciedad extraída de la ropa, haciendo que salgan de la lavadora mucho más sucia de la que ingresó.

 

6. Limpia tu lavadora

Dentro de la lavadora se van acumulando residuos de cal y suciedad que pueden ir impregnándose en la ropa y dañando este electrodoméstico. Por eso debes asegurarte de lavar al menos una vez al mes el interior de tu lavadora.

Esto lo puedes hacer con la ayuda del Limpiador Quita Cal y Sarro para Lavadoras y Lavavajillas de Dr. Beckmann. El cual posee una fórmula que se encarga de eliminar los residuos de estas sustancias de una forma hasta dos veces más eficiente que el ácido cítrico puro.

Para utilizarlo únicamente se debe esparcir el contenido de una o dos bolsitas del producto (dependiendo de la capacidad de la lavadora) directamente dentro del tambor. Programar el ciclo en agua caliente (sin prelavado) e iniciar el ciclo de lavado.

¡Gracias a estos tips podrás lavar la ropa sin miedo a que se vaya desgastando y que tengas que tirarla antes de tiempo!