Cuando regresé de la fiesta de cumpleaños de mi sobrina, en la que hubo muchos crayones, me di cuenta que mi hermosa blusa nueva estaba manchada. Necesitaba ayuda para quitar manchas de crayones de la ropa delicada. 

Siempre he disfrutado mucho jugar con niños pequeños. Soy la más pequeña de cuatro hermanas y tuve la oportunidad de jugar con mis sobrinos por años antes de convertirme en mamá. Una de mis actividades favoritas con ellos es colorear con todo tipo de pinturas, incluidos los crayones.

Ahora que mi hija está empezando a sostener objetos con las manos, mis sobrinos más pequeños se han apresurado a enseñarle cómo funcionan los crayones. Es un momento de mucha ternura ver a un niño pequeño compartir con otro sus actividades favoritas.

La diversión es mucha, pero también hay que admitir, que la ropa que uses mientras juegas con los niños pequeños siempre estará en riesgo. Mientras más pequeños son, más oportunidad de daño a tus prendas favoritas.

 

Consejos a evitar:

Y así llegamos a la fiesta de mi sobrina. Cada pequeños invitado se divirtió coloreando, alguno incluso decidió decorar la manga de mi blusa sin que yo me diera cuenta.

Llamé a una amiga que es maestra de kinder para pedirle consejo. Me dijo que suele usar agua caliente (una idea desaconsejada según la etiqueta de mi blusa) o que frotaba con un cepillo de dientes viejo (pero la tela de mi blusa se habría dañado por ser tan delicada).

Muchos de los viejos trucos, como los que me dio mi amiga, o usar el congelador y una plancha caliente, no son para nada recomendados en ropa delicada. Y lavar muchas veces hasta que la mancha vaya desapareciendo poco a poco termina por dejar tu ropa nueva con el aspecto de haberse usado por años.

Necesitaba una mejor alternativa.

 

El Mago Quitamanchas No.3

Mi solución fue el Mago Quitamanchas No. 3 que mi hermana mayor ha venido usando por algunos años ya. Es gentil con las telas delicadas y no requiere de maniobras que pongan en riesgo tus prendas, pero lo más atractivo es que está específicamente formulado para combatir esas difíciles manchas de crayones.

En primer lugar tomé una esquina de la blusa, de una zona poco visible y apliqué un poco del producto. Lo dejé secar por completo para comprobar que no hubiera cambio de color y no lo hubo.

Entonces, coloqué la manga de mi blusa con la mancha de crayón hacia arriba, sobre un paño blanco absorbente. Humedecí la zona con el Mago Quitamanchas No. 3 y lo dejé actuar más o menos 15 minutos. Con otro paño seco froté la mancha y pude ver como en verdad iba despareciendo, pero aún era ligeramente visible.   Lavé la blusa en la lavadora, siguiendo las instrucciones de la etiqueta y cuando salió la mancha ya no estaba allí.

Llamé a mi amiga para contarle de este producto, ahora ella también lo usa y la ropa con la que da clases ya no está manchada.

A primera vista se veía como un ejemplo de “misión imposible”, pero resultó ser que quitar manchas de crayones de la ropa delicada es en realidad muy sencillo. Y tú, ¿ya lo probaste?